Aragón es la segunda comunidad en la que más caro resulta realizar larevisión obligatoria de la caldera, según un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), que expone importantes diferencias a la hora de regular los precios del mantenimiento de calderas.

Tan solo Navarra (67,72 euros) supera al territorio aragonés (67,64). En tercer lugar, aparece la Comunidad Valenciana (64,86). Por su parte, La Rioja, donde la revisión individual y comunitaria cuesta 20 euros menos que en nuestra comunidad (47,71), se presenta como la región más barata. Le siguen Baleares (52, 03) y Castilla y León (53,93).

La actual normativa sobre hidrocarburos establece que todas las instalaciones de gases combustibles, como gas natural o butano, que estén conectadas a una red de distribución, están obligadas a pasar una inspección cada cinco años, con objeto de garantizar la seguridad. Las empresas distribuidoras tienen en exclusiva la competencia de realizar las revisiones y el precio es fijado por las administraciones autonómicas.

Todas las comunidades disponen de una tarifa regulada salvo Canarias, Madrid y Murcia, donde los importes son establecidos por la empresa a la que se le encarga el trabajo.