Cuando el Ebro besa el Pilar de Zaragoza

En el momento del atardecer, cuando se iluminan las luces de la Basílica del Pilar de Zaragoza y los focos de los puentes sobre el Ebro vuelcan su luz en sus aguas, es cuando verdaderamente el Pilar y el Ebro se unen, pues en las rápidas aguas de febrero, la Basílica se refleja en la corriente y entonces el Ebro besa literalmente el Pilar mientras sus aguas hacen silencio, convertido en oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>