La ciudad de Zaragoza se abre al arte extranjero