La ley de segunda oportunidad entró en vigor a mediados de 2015. Esta ley tiene por objetivo librar a los que se acojan a ella de una situación financiera crítica, plagada de deudas que no pueden pagar.