Todavía el cierzo mece los últimos acordes de su melodía desgarradora. Todavía Zaragoza ruge al unísono con sus hipnóticas notas, con su sinfonía eterna, inmortal e imperecedera. Héroes del Silencio hicieron tocar el cielo por última vez en 2007