La llegada del buen tiempo propicia el empleo especialmente en el sector hostelero con los hoteles y alojamientos llenos y las terrazas de los restaurantes de Zaragoza a pleno rendimiento a los que se suma la completa agenda de eventos para las noches más calurosas.