La Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar es el acto más multitudinario de los que se celebran durante las fiestas de Zaragoza. Miles y miles de personas desfilan por las principales arterias de la ciudad hasta la Basílica; ataviadas con trajes regionales o atuendos identificativos de sus lugares de origen. Los ramos depositados por los oferentes van tejiendo la elegante alfombra floral bajo los pies de la Virgen.

mnatofloresvueloszaragoza

La ubicación de la Virgen es el centro de la plaza, su rostro mira a la catedral de La Seo. La tradición cuenta con medio siglo de antigüedad. Fue en 1952 cuando una delegación del Ayuntamiento de Zaragoza fue invitada por el consistorio de Castellón a las fiestas y allí pudieron ver un acto de similares características. Esa idea se quedó en la retina de la comitiva y, seis años más tarde, la capital aragonesa comenzó a celebrar la multitudinaria ofrenda que hoy día traspasa fronteras. El 12 de octubre de 1958, 2.000 personas acudieron a la plaza de Los Sitios y desfilaron durante dos horas por Independencia, calle Alfonso y plaza del Pilar.