Como cada año la ciudad de Zaragoza celebró su día grande con la ofrenda de flores para venerar a su patrona la Virgen del Pilar. Un acto en el que participaron más de 300000 personas, entre ellos el grupo de Voluntarios de Aragón, que quieren de esta manera rendir honores a su patrona.