Los Sanitarios Roca suspendidos, fijados a la pared y no al piso, pueden convertirse en una solución para generar un mayor espacio en baños pequeños y aplicar un toque de estilo.

Este tipo de elementos, con un diseño ligero y compacto, no sólo contribuyen a una sensación de mayor amplitud sino que facilitan la limpieza del suelo del cuarto de baño, evitando los incómodos rincones que atraen la suciedad y acumulan polvo.

En el marco del diseño interior del espacio, va muy bien que las líneas rectas o suaves y redondeadas de estos sanitarios Roca combinen con cualquier estilo decorativo.

Sin embargo, según explican los expertos, el mayor inconveniente de este tipo de sanitarios está en la instalación pues tienen que ir fijados a la pared y deben quedar sujetados perfectamente para que aguanten cualquier peso. La cisterna va empotrada en la pared por lo que necesita un doble tabique para depositar el agua.

Sin duda, con una buena planificación del espacio  y de la distribución de los sanitarios,  y una acertada combinación de materiales, se conseguirá un cuarto de baño que luzca un ambiente espectacular.