La capital aragonesa es una de las diez ciudades más visitadas en España por su patrimonio e historia y se consolida como uno de los destinos preferidos para el turismo nupcial.

Las nuevas generaciones de novios tienen nuevas necesidades, ya no pesa el lugar de procedencia a la hora de elegir el espacio de celebración de su matrimonio tanto como el entretenimiento de todo lo que rodea al gran evento. Además de la celebración, los contrayentes quieren disfrutar con sus invitados de actividades de relax como un spa, una visita enológica o una jornada de turismo conociendo la historia de la región.

“A través de las búsquedas en nuestro portal, hemos advertido un incremento en la búsqueda de lugares de celebración que ofrecen posibilidades de entretenimiento como complemento al enlace”, señala el cofundador de Zankyou.es, Guillermo Fernández-Riba.

Según la publicación, el 50% de los enlaces se sigue realizando en fincas y salones tradicionales. Sin embargo, el creciente interés por lugares de celebración inusuales abre una nueva vía de aprovechamiento del patrimonio cultural y la reutilización de espacios para ceremonias o banquetes en empresas tradicionales procedentes de otros sectores.